Correr por la playa, un deporte muy completo

Seguro que al ver esta imagen, en lo último que pienses es en darle al walking, y practicar otros ejercicios igual de estimulantes pero mucho, mucho más placenteros:

Para aquellos que viváis cerca de un lugar de costa, seguro que no cuento nada nuevo, pero para los runners de ciudad, me gustaría que tuvierais en cuenta cambiar un poco el estilo de vuestro ejercicio, y cambiar las largas carreras por asfalto y por tierra por un terreno distinto: la arena de la playa.

Siempre conviene introducir novedades en nuestro entrenamiento, sobre todo si es tan beneficiosa para nuestra salud; la rutina puede hacer que en ocasiones nos parezca pesado el ejercicio, cambiarla da nuevas energías, y además, a nivel físico nos trae bastantes novedades y beneficios.

El primero, sin duda, es cambiar el escenario de nuestro entrenamiento; no es lo mismo correr escuchando el sonido de los coches a nuestro alrededor o el bullicio de la gente en el parque, que oyendo el sonido de las olas y sentir la frescura de la brisa marina. Es recomendable empezar en este nuevo terreno corriendo con calzado, buscando la zona donde la arena esté más compacta; y con sólo eso ya conseguiremos fortalecer nuestros tobillos.

Una vez tengamos el terreno más o menos dominado, podremos proceder a descalzarnos, y hacer nuestro running con los pies descalzos; por supuesto, aún es más importante buscar la arena compacta, y las zonas más estables, a fin de evitar una lesión. Con la resistencia de este terreno natural, tu tren inferior se verá muy fortalecido; y la humedad del ambiente ayudará a que tu respiración mejore considerablemente. El yodo de la arena te ayudará a quemar más calorías, y por si fuera poco, gracias a la acción exfoliante de ésta, tu piel mejorará a ojos vista, quedando tersa y suave una vez que hayas terminado el ejercicio y te hayas dado una ducha.

Por supuesto, aunque correr por la playa es una auténtica gozada (otras cosas se pueden hacer en la playa, y la verdad qeu todas las que se me ocurren son igual de increíbles), no es recomendable para todo el mundo. Si tienes problemas articulares, o respiratorios, no debes hacer running por la playa; para eso, es mucho mejor andar y dar paseos, que también es un buen ejercicio para mantenerse en forma.

Pero para nosotros, runners y walkings, os aseguro que correr a toda mecha por la playa es una de las mejores sensaciones que podemos tener en nuestra vida. El que lo prueba una vez, se hace adicto a ello, y hay muy pocas adicciones en la vida que sean tan sanas como esa. Así que ¡apúntate a ella!