Correr por la playa, un deporte muy completo

Seguro que al ver esta imagen, en lo último que pienses es en darle al walking, y practicar otros ejercicios igual de estimulantes pero mucho, mucho más placenteros:

Para aquellos que viváis cerca de un lugar de costa, seguro que no cuento nada nuevo, pero para los runners de ciudad, me gustaría que tuvierais en cuenta cambiar un poco el estilo de vuestro ejercicio, y cambiar las largas carreras por asfalto y por tierra por un terreno distinto: la arena de la playa.

Siempre conviene introducir novedades en nuestro entrenamiento, sobre todo si es tan beneficiosa para nuestra salud; la rutina puede hacer que en ocasiones nos parezca pesado el ejercicio, cambiarla da nuevas energías, y además, a nivel físico nos trae bastantes novedades y beneficios.

El primero, sin duda, es cambiar el escenario de nuestro entrenamiento; no es lo mismo correr escuchando el sonido de los coches a nuestro alrededor o el bullicio de la gente en el parque, que oyendo el sonido de las olas y sentir la frescura de la brisa marina. Es recomendable empezar en este nuevo terreno corriendo con calzado, buscando la zona donde la arena esté más compacta; y con sólo eso ya conseguiremos fortalecer nuestros tobillos.

Una vez tengamos el terreno más o menos dominado, podremos proceder a descalzarnos, y hacer nuestro running con los pies descalzos; por supuesto, aún es más importante buscar la arena compacta, y las zonas más estables, a fin de evitar una lesión. Con la resistencia de este terreno natural, tu tren inferior se verá muy fortalecido; y la humedad del ambiente ayudará a que tu respiración mejore considerablemente. El yodo de la arena te ayudará a quemar más calorías, y por si fuera poco, gracias a la acción exfoliante de ésta, tu piel mejorará a ojos vista, quedando tersa y suave una vez que hayas terminado el ejercicio y te hayas dado una ducha.

Por supuesto, aunque correr por la playa es una auténtica gozada (otras cosas se pueden hacer en la playa, y la verdad qeu todas las que se me ocurren son igual de increíbles), no es recomendable para todo el mundo. Si tienes problemas articulares, o respiratorios, no debes hacer running por la playa; para eso, es mucho mejor andar y dar paseos, que también es un buen ejercicio para mantenerse en forma.

Pero para nosotros, runners y walkings, os aseguro que correr a toda mecha por la playa es una de las mejores sensaciones que podemos tener en nuestra vida. El que lo prueba una vez, se hace adicto a ello, y hay muy pocas adicciones en la vida que sean tan sanas como esa. Así que ¡apúntate a ella!

 

Como compatibilizar el walking y los videos X

Como comprenderéis, en un principio y así a simple vista, el practicar cualquier deporte (lo que se asocia con una acción) y estar viendo videos amateur porno en casa (lo que se suele hacer normalmente sentado, o mejor tumbado) son dos cosas completamente incompatibles. ¿Completamente? Pudiera ser que no fuera tan así.

Seguro que a más de uno de los que leéis estas páginas le encantaría compatibilizar estas dos actividades, y puede ser que por fin sea posible. Sólo hay que echar mano de las nuevas tecnologías, adaptar un poco las preferencias a las circunstancias, y no sería tan descabellado pensar que podríamos disfrutar de un rato de walking y de maduras porno a la vez. ¿A que suena bien?

Y cada vez esta posibilidad es más real, y además mejor conseguida. Todos nosotros, o al menos la gran mayoría, solemos llevarnos el teléfono móvil para ir a andar o correr, y escuchamos música mientras realizamos esta actividad. ¿Por qué no cargar las memorias de nuestros móviles con los videos x que más nos gusten? Luego, sólo tendríamos que adaptar una especie de gafas, algo así como las de realidad virtual pero con menos sofisticación, para poder montar los teléfonos, y así podríamos disfrutar de un buen anal xxx mientras nos hacemos kilómetros de marcha casi sin darnos cuenta.

Cuidado, importante hacer esto en un circuito que conozcamos, cerrado a poder ser, ya que si vamos pendiente de lo que vemos en el móvil, difícilmente podremos estar atentos a nuestro alrededor; conviene que sepamos el recorrido, y que esté a salvo de coches, niños jugando y mascotas impertinentes. Un pabellón cerrado sería perfecto, aunque ya sé que no está al alcance de todo el mundo; así que deberemos escoger un lugar lo más seguro posible.

También es importante el uso de auriculares, si no queremos que todo el mundo se entere de lo que vamos viendo, o al menos no poner el volumen alto. Y sobre todo estar seguros de que somos capaces de hacer las dos cosas a la vez medianamente concentrados, porque como poco podríamos dar un espectáculo muy lamentable (ya sabéis, erecciones no deseadas o traspiés en los momentos más inoportunos).

Todo esto es sólo una idea, por desgracia no soy muy bueno creando artilugios, y las manualidades se me dan fatal. Lo que sí es mi especialidad es darle al coco, así que quizá alguien más habilidoso que yo coja el testigo de lo que aquí explico, y se atreva a hacer un prototipo de este artilugio que quizá podría hacernos aunar dos de nuestras mayores aficiones en la vida: el deporte y los videos gratis porno.