Entreno

Logra finalizar un Ultra, quien sigue desde el principio un ritmo tranquilo, el adecuado a sus posiblilidades, o más prudentemente todavía. En el transcurso de la carrera, seguramente se pasará a la mayoria de los que han salido alocadamente y que se han agotado con el paso de las horas.
Equipo:
El equipo no debe ser fuente de irritación o molestia, por lo que siempre deberá ser probado en los entrenos previos a la prueba. Ello incluye ropa interior y calcetines.
Zapatillas:
Se deben escoger zapatillas para PRONADOR, incluso aunque vuestros pies sean UNIVERSALES, porque lo más importante es conseguir una estabilidad perfecta. Debéis privilegiar la estabilidad a la amortiguación, porque ambas son hasta cierto punto inversamente proporcionales. Tampoco uséis zapatillas ligeras, porque el pequeño ahorro de peso que representa no compensa la menor protección a las ondas de choque. Por supuesto jamás estrenar zapatillas el día de la competición.
Ropa:
Mejor usada, comoda y ligera, preferiblemente de fibras especiales para competición que deje transpirar y no retenga el sudor, de color claro para reflejar los rayos solares. El pantalón puede ser tipo malla para evitar el rozamiento de los muslos. Es conveniente llevar gorro con visera, incluso tipo Sahara en tiempo caluroso y soleado. En tiempo más frio llevar un cortavientos impermeable, a poder ser con capucha. Pensar en recambio de ropa interior, por supuesto las zapatillas y en otra prenda de abrigo si las condiciones lo exigen. Los calcetines mejor de competición, sin costuras ni pliegues. La ropa mejor con elementos reflectantes para ser vistos de noche por los coches.
Accesorios:
-Mochila ligera especial para competición para llevar lo necesario, o bien una riñonera.
-Gafas de Sol graduadas o no.
-Guantes si hace frio.
-Linterna con recambio de pilas para correr durante las horas nocturnas.
-Vaselina para axilas, ingles y pezones.
-Mini-Botiquin médico que debe incluir: Tijeras pequeñas, apósitos segunda-piel, esparadrapo, pastillas contra la diarrea, analgésicos.
-Barras energéticas, azucar, o los alimentos que se esté acostumbrado a tomar durante la carrera.
-Papel higiénico.
-Dinero por si se llegara a necesitar.
-Imperdibles.
La Alimentación:
Los últimos 2 días privilegiar los glúcidos (pan, arroz, pasta), pues son almacenados en los músculos y en el hígado en forma de glucógeno que es vuestro mejor combustible. Se deben tomar también proteinas (carne, pescado, huevos, leche) pero evitando la grasa dentro de lo posible. Suprimir embutidos, pasteleria y bolleria. El chocolate tomarlo solo con un mínimo de 70% de cacao y sin leche.

No es preciso ninguna dieta especial, ni una sobrecarga excesiva de glúcidos. La noche anterior al Ultra no hagáis experimentos, ni toméis nada desconocido, para evitar problemas intestinales. Tampoco existen medicamentos o alimentos milagro que os permitan una marca sensacional.

La hidratación es fundamental, entre otras pocas porque para acumular glucógeno de reserva se precisa una correcta hidratación.
Calentamiento:
No calentar, no vale la pena gastar la energía que después necesitaréis.
Ritmo de Carrera:
Salir lo más tranquilamente posible, alternando marcha y carrera, pensad que quedan muchos kilometros por delante, y que salvo para una minoria de la élite, muchas de las horas las pasaréis andando, así que es preferible reservarse siempre para hacer retroceder el agotamiento y el momento en el que ineludiblemente enpezaréis a andar.
Avituallamiento:
Parar en cada avituallamiento, tomar líquidos si corréis, y sólidos si andáis. En este último caso no mezclar comidas, es preferible comer únicamente pan o galletas en las primeras horas y bastante más tarde empezar a ingerir otros alimentos en los que haya más grasa (queso, bolleria, chocolate, etc.). En tiempo caluroso conviene comer menos.
Malos momentos:
No acelerar en los momentos de euforia que tendréis, ni os hundáis en los momentos difíciles que también tendréis, porque unos y otros pasarán. Pensar únicamente en continuar, en acercaros cada vez más a vuestro objetivo.
La Recuperación
Al finalizar la prueba solo cabe el reposo. Tomad una ducha tibia, líquidos en abundancia, cubriros para no enfriarse, y finalmente tomar una aspirina para disminuir los dolores musculares y poder conciliar mejor el sueño.

La semana siguiente olvidaros de correr. Sólo pasear, ir en bicicleta, descansar. A partir de la siguiente semana podéis empezar con una sesiones cortas y sobre todo muy suaves, sin practicar entrenos exigentes hasta la tercera semana.